Especialistas recomiendan probióticos para una buena función digestiva

  • Consumo de antibióticos, tabaquismo, estrés emocional y mala alimentación ocasionan disbiosis. 
  • Ingesta de probióticos con cepas de bacterias verificadas, como la L rhamnosus GG, tratamiento novedoso, seguro y no invasivo para tratar trastornos gastrointestinales. 
  • PiSA Farmacéutica presenta su nuevo simbiótico: que incluye probióticos y prebióticos, y está adicionado con zinc, elemento recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) después de un episodio de diarrea. 

 

Guadalajara, Jalisco, septiembre 8 del 2020.- Millones de microorganismos, entre los que se encuentran hongos, virus y bacterias, residen en nuestro intestino y conviven con nuestras células en una relación estrecha para el beneficio de nuestro organismo. A este delicado ambiente, se le conoce como microbiota. 

Los intestinos, junto con la piel, constituyen los órganos más grandes del cuerpo humano, miden entre 6.5 y 8.5 metros y están formados por tres diferentes capas, una de ellas es la mucosa, la cual está en contacto directo con los alimentos que ingerimos y alberga una gran cantidad de bacterias, tanto buenas como malas, que hacen posible que podamos llevar a cabo el proceso de digestión.  

En el marco de la conferencia virtual, “La importancia de la salud gastrointestinal en tiempos de COVID-19”, el Dr. Héctor Raúl Pérez Gómez, médico especialista en infectología y miembro del  Sistema Nacional de Investigadores, Nivel I, explicó que, “la mucosa de nuestro intestino, es el lugar donde las bacterias, de todo tipo, se establecen y son absorbidas hacia el torrente sanguíneo. El intestino constituye la primera línea de batalla de nuestros sistema inmunitario, pues ambos sistemas – el digestivo y el inmunológico – están íntimamente ligados”.  

El médico especialista en infectología detalló que una alimentación mal balanceada, el tabaquismo, los antibióticos, los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), entre otras cosas, debilitan las células intestinales produciendo alteraciones en el delicado ecosistema de nuestra microbiota 

Cuando la microbiota se altera, se le conoce como disbiosis. Esto genera una respuesta inmunológica que produce inflamación y está asociada la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII), comúnmente llamada colitis.  

La microbiota es como una huella dactilar, no existen dos seres humanos que tengan una igual, y está determinada por el estilo de vida de cada individuo; incluso por la vía de nacimiento, una persona nacida por parto natural, tendrá una microbiota diferente de aquella que haya nacido por cesárea. 

“Cuando funciona bien, no percibimos la microbiota, pero cuando se presenta una disbiosis, ocasionada por la presencia de un mayor número de bacterias buenas que malas, es que se experimentan condiciones como gastritis, acidez, flatulencias, estreñimiento y mala digestión en general”, aseguró el miembro del Sistema Nacional de Investigadores. 

El especialista en infectología, también dijo que la disbiosis puede ser provocada por el consumo de antibióticos, pues uno de los mecanismos de acción de estos medicamentos, es el de eliminar las bacterias; sin embargo, no distinguen entre las malas y las buenas, por lo que es común que después de un tratamiento con éstos, se puedan desencadenar episodios de diarrea.  

Para reestablecer la buena función de la microbiota existen diferentes tratamientos como algunos antibióticos, probióticos, prebióticos y el trasplante de materia fecal. Uno de los más usados, son los simbióticos: aquellos que combinan probióticos con prebióticos. 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), un probiótico  es un microorganismo vivo que, consumido en cantidades adecuadas,  produce  un  efecto  beneficioso  para  la  salud,  más  allá  del  simple  efecto nutritivo. 

El Dr. Pérez Gómez también indicó que corregir una disbiosis con probióticos y prebióticos,  puede lograr una mejor respuesta de la digestión, de manera más natural, segura y menos invasiva, pues los probióticos no están asociados a efectos adversos, lo que garantiza su seguridad”.  

Para finalizar, el médico infectólogo, recomendó el consumo de probióticos en especial aquellos que cuentan con cepas de bacterias L. rhamnosus GG, una de las más estudiadas del mundo; B. longum, capaz de colonizar el intestino en niños y reducir la duración de la diarrea, de acuerdo con el Colegio Mexicano de Pedriatría (CMP); así como la ingesta de prebióticos FOS (FosfofructoOligosacáridos) e Inulina: los cuales alimentan selectivamente a las bacterias buenas y favorecen su proliferación. 

PiSALAK, el simbiótico de origen español, comercializado y distribuido por PiSA Farmacéutica, cuenta con las características antes mencionadas además de tener eficacia probada en niños, contar con cepas de origen humano, ofrecer un mayor efecto antiinflamatorio y estar adicionado con zinc, suplemento recomendado por la OMS después de un episodio de diarrea.  

ooOoo 

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Nuestras Marcas