Alta Voluntaria

Es el procedimiento por medio del cual el paciente, familiar más cercano, tutor o representante jurídico solicita el egreso, con pleno conocimiento de las consecuencias que dicho acto pudiera originar.
En este tipo de egreso, se sigue el procedimiento anterior. Los particulares en este caso se enfocan hacia la prevención de conflictos legales, para la institución o para el personal:

  • Debe elaborarse un documento con todos los datos de identificación del paciente, con fundamentos en el Artículo 79 del Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Prestación de Servicios de Atención Médica (en caso de egreso voluntario, aún en contra de la recomendación médica, el usuario, en su caso, un familiar, el tutor o su representante legal, deberán firmar un documento en que se expresen claramente las razones que motivan el egreso, mismo que igualmente deberá ser suscrito por lo menos por dos testigos idóneos, de los cuales uno será designado por el hospital y otro por el usuario o la persona que en representación emita el documento. En todo caso, el documento a que se refiere el párrafo anterior revelará de la responsabilidad al establecimiento y se emitirá por duplicado, quedando un ejemplar en poder del mismo y otro se proporcionará al usuario).
  • El documento debe estar firmado por el paciente o por un familiar cercano, el tutor, o el representante jurídico, así como el médico y por dos testigos.
  • Debe especificar que el alta es voluntaria y que se solicita en contra de las recomendaciones del médico.
  • El egreso voluntario del paciente es uno de los derechos, por lo que no debe haber ninguna consecuencia adversa para él, por parte de la institución, ni de los prestadores del servicio.