Nutrición Enteral
Introducción

La terapéutica nutricional constituye detección y aportación a las necesidades de nutrimentos del paciente de acuerdo a sus condiciones de salud, ya sea que presente exceso o deficiencia de los mismos. Los nutrimentos esenciales para proporcionar un funcionamiento adecuado del organismo humano son: Carbohidratos, grasas, proteínas, vitaminas, minerales y agua. Cuando al paciente no es posible aportarle los nutrimentos por la vía oral, es necesario utilizar otros métodos alternativos, como la alimentación enteral o por sonda (nasogástrica, nasoduodenal o nasoyeyunal) con la cual se realiza la introducción de nutrientes directamente al estómago duodeno o yeyuno.

Concepto
La nutrición enteral son las acciones que se realizan para mantener el estado nutricional adecuado al paciente que no puede alimentarse por la vía oral.

Objetivos
Satisfacer los requerimientos nutricionales del paciente a través de una sonda insertada en alguno de los tramos del tubo gastrointestinal, cuando no es posible la alimentación por vía oral, teniendo como condición indispensable que el intestino conserve parcial o totalmente su capacidad funcional de absorción.

Indicaciones

  1. Enfermedad y/o cirugía gastrointestinal.
  2. Estados hipermetabólicos (quemaduras, traumatismos múltiples, infecciones cáncer).
  3. Ciertos trastornos neurológicos (accidente vascular cerebral, coma).
  4. En pacientes post-quirúrgicos de cirugía de cabeza, cuello y esófago.

Sitios de apoyo nutricional
Apoyo nutricional a corto plazo

a) Sonda intragástrica o nasogástrica (SNG): Es la alimentación por medio de la introducción de una sonda a través de la nariz o boca (bucogástrica) hasta el estómago.
b) Sonda nasoduodenal o nasoyeyunal: Es la alimentación por medio de la introducción de una sonda a través de la nariz hasta el interior de duodeno o yeyuno.

Apoyo nutricional a largo plazo

a) Gastrostomía: Inserción de una sonda en la pared interior del estómago en forma quirúrgica (estoma, ya sea temporal o permanente) por la cual se permite introducir el alimento.
b) Yeyunostomía: Inserción de la sonda en la pared del yeyuno, la forma quirúrgica (estoma) permite el acceso directo del alimento al yeyuno.
c) Gastrostomía endoscópica percutánea (GEP): Es un método en el que a través del endoscopio se visualiza el interior del estómago, el cirujano realiza una punción en la piel y en el tejido subcutáneo del abdomen e inserta una sonda de GEP en el estómago. La sonda tiene dos topes: Un interno y un externo, además cuenta con un globo inflable de retención que permite mantenerla fija. En la actualidad se está utilizando con más frecuencia este método, el cual no requiere del uso de anestesia general y del quirófano.

Consideraciones especiales en la nutrición enteral

  • No iniciar la infusión de la alimentación sin verificar que la sonda y el sistema se encuentre en forma adecuada.
  • Medir el perímetro abdominal para valorar si existe distensión.
  • Evaluar la actividad intestinal, escuchando los ruidos intestinales antes de iniciar la infusión de la dieta
  • Valorar datos del síndrome de vaciamiento rápido (náuseas, vómitos, diarrea, calambres, palidez, taquicardia, desvanecimiento). Se presenta en pacientes con yeyunostomía.
  • Valorar la presencia de diarrea, estreñimiento, flatulencia, regurgitación sensación de saciedad.
  • Valorar el estado de hidratación.
  • Comprobar que la dieta sea la prescrita en el expediente clínico, verificando con la identificación del paciente
  • Vigilar que el ritmo de la infusión sea el prescrito.
  • Verificar que la dieta se encuentre a temperatura ambiente antes de administrarla.
  • Comprobar la fecha de caducidad del alimento.
  • Extraer el aire de todo el sistema antes de administrar la nutrición al paciente.
  • En caso de tener la indicación de la nutrición en forma intermitente, no debe ser superior los 30 ml por minuto con intervalos de tres a seis horas.




La nutrición enteral permite nutrirse al paciente que no puede hacerlo por vía oral.

Procedimiento de la alimentación por sonda nasogástrica

Material y equipo

  • Sonda nasoenteral.
  • Bomba para infusión (opcional).
  • Equipo para nutrición enteral (si se utiliza bomba de infusión).
  • Botella con el contenido de la fórmula nutricional (si se utiliza bomba de infusión).
  • Bolsa para alimentación.
  • Fórmula alimenticia dieta completa (dieta polimérica) si está indicada.
  • Jeringa de 20 ó 30 ml.
  • Jeringa de 10 ml.
  • Agua purificada.
  • Estetoscopio.
  1. Si el paciente no tiene instalada la sonda, revisar el procedimiento de instalación.
  2. Revisar la prescripción médica e identificación del paciente.
  3. Revisar las condiciones de la fórmula nutricional, como la caducidad, y detectar que esté a temperatura ambiente, además de no tener más de 24 horas de preparación.
  4. Explicar al paciente el procedimiento que se le va a realizar.
  5. Aspirar suavemente con la jeringa conectada al dispositivo de entrada de la sonda, el contenido gástrico; con el propósito de verificar la cantidad de alimentación residual y confirmar la correcta colocación de la sonda. Si se extrae una cantidad mayor de 50 ml de fórmula (en paciente adulto) se retrasará el horario de la administración y más de 100 ml se suspenderá la toma (esta determinación se llevará a efecto de acuerdo a la prescripción o criterio médico).
  6. Regresar el contenido residual al estómago, con esto se evita la pérdida de electrólitos y HCL.Otra forma de confirmar la correcta colocación de la sonda es inyectando 5 a 10 ml de aire, a través de una jeringa conectada al dispositivo de entrada de la sonda. Se realiza la auscultación del estómago con el estetoscopio en el que un sonido de gorgorismo intenso ayudará a confirmar la presencia de la sonda en el estómago.
  7. Colocar al paciente en posición Fowler, elevando la cabecera de la cama 30 a 45. Con esta posición se previene la posibilidad de broncoaspiración.
  8. Administración de la fórmula.

    Administración por jeringa:
    a) Colocar en la jeringa estéril (de 30 ó 50 ml) la fórmula alimenticia prescrita.
    b) Insertar la jeringa conteniendo la fórmula alimenticia al tubo de entrada de la sonda alimenticia, la cual se encuentra pinzada (el mantenerla pinzada evita la entrada de aire al estómago produciendo distensión abdominal).
    c) Despinzar la sonda para alimentación y dejar que fluya lentamente la fórmula nutricional. Subir o bajar el nivel de la jeringa, para regular el paso de la fórmula alimenticia.

    Administración con bolsa
    a) Colocar la fórmula alimenticia en la bolsa para su administración e instalarla en el soporte portasueros (tripié) a una altura de 30 cm sobre el punto de inserción de la sonda.
    b) Depurar (purgar) el aire contenido en el sistema de la bolsa para alimentación, dejando pasar el alimento hasta extinguir por completo el aire.
    c) Conectar el tubo de la bolsa (extremo de salida) al dispositivo terminal de la sonda para alimentación, la cual permanece pinzada (para evitar la entrada de aire y provocar distensión abdominal).
    d) Despinzar la sonda para alimentación y dejar que fluya lentamente la fórmula alimenticia.

    e) Regular la velocidad de la infusión prescrita.
    f) Verificar que se mantenga la velocidad de la infusión según la prescripción.
    g) Agitar la bolsa con el contenido de la fórmula alimenticia para favorecer que la mezcla permanezca con la misma consistencia, evitando la concentración de la misma, y con ello el taponamiento de la sonda.


    Administración de la fórmula a través de equipo con cámara de goteo

    a) Destapar el frasco conteniendo la fórmula nutricional e insertar la bayoneta del Equipo al frasco.
    b) Instalar el frasco en el soporte del porta sueros (tripié) a una altura de 30 cm sobre el punto de inserción de la sonda.
    c) Depurar (purgar) el aire contenido en el sistema del Equipo dejando pasar la
    fórmula nutricional hasta extinguir por completo el aire.
    d) Conectar el extremo de salida del Equipo al dispositivo terminal de la sonda para alimentación, la cual permanece pinzada (para evitar la entrada de aire y provocar distensión abdominal).
    e) Despinzar la sonda para alimentación y dejar que fluya a la velocidad programada



    En la actualidad existen algunos
    aparatos que controlan la entrada de la nutrición parenteral.

 

  1. Antes de que termine el flujo de la nutrición, será necesario pinzar nuevamente, de no hacerlo así permitiría la entrada de aire, provocando distensión abdominal.
  2. Introducir de 5 a 10 ml de agua purificada para limpiar la sonda y evitar que pueda taparse.
  3. Pinzar nuevamente la sonda y desconectarla del sistema de bolsa o del equipo para infusión con cámara de goteo, bloquear la entrada de la sonda y cubrirla, para evitar que gotee o se contamine.
  4. Sujetar la sonda a la bata del paciente para evitar el riesgo de que se salga de su sitio, además de que se ahorran molestias a nivel de las fosas nasales por movimientos bruscos.
  5. Colocar al paciente en posición Fowler por espacio de 30 minutos como mínimo, con lo cual se facilita la digestión y se evita una posible broncoaspiración.
  6. Vigilar signos habituales que indiquen la presencia de complicaciones como hiperglucemia, diarrea, distensión abdominal, fecalomas y boncoaspiración.
  7. Lavar el equipo y enviarlo para su desinfección y esterilización a C.E.Y.E.
  8. Desechar los residuos de acuerdo a lo establecido en la NOM 087-ECOL 1995.
  9. Registrar en el expediente clínico el procedimiento realizado, cantidad de fórmula nutricional administrada, frecuencia y ritmo de administración. Posibles complicaciones e incidencias en la administración y especialmente la tolerancia del paciente a la fórmula nutricional.
ADVERTENCIA
  • La alimentación por sonda está contraindicada en pacientes con ruidos intestinales ausentes. La administración de fórmulas nutricionales por sonda colocada erróneamente puede causar broncoaspiración.
  • Si se administra con rapidez puede producir síndrome de vaciamiento rápido.
NOTA
  • Es recomendable cambiar la sonda y equipo para administración nutricional cada 24 horas.

Consideraciones especiales

  1. Comprobar que las características de la fórmula nutricional sean las adecuadas:
    Temperatura ambiente, dilución y homogeneidad.
  2. Verificar que la cantidad a administrar en cada toma no sea superior a los 300 ml.
  3. Evitar mantener la dieta preparada por más de 8 horas a temperatura ambiente.
  4. Anotar la cantidad de solución residual (20 ml).
  5. Cuantificar el peso del paciente (diariamente a la misma hora, si esto es posible).
  6. Vigilar signos de desnutrición.
  7. Realizar el aseo de la cavidad oral.