Aspiración de Secreciones

Introducción

Para mantener limpias las vías aéreas, la aspiración de secreciones es un procedimiento efectivo cuando el paciente no puede expectorar las secreciones, ya sea a nivel nasotraqueal y orotraqueal, o bien la aspiración traqueal en pacientes con vía aérea artificial

Concepto
Es la succión de secreciones a través de un catéter conectado a una toma de succión.

Objetivos

  1. Mantener la permeabilidad de las vías aéreas.
  2. Favorecer la ventilación respiratoria.
  3. Prevenir las infecciones y atelectacias ocasionadas por el acumulo de secreciones.

Indicaciones
La técnica está indicada cuando el paciente no puede por sí mismo expectorar las secreciones.

Contraindicaciones

  • En estas condiciones, se tomarán en cuenta las condiciones del paciente y bajo criterio médico.
  • Trastornos hemorrágicos (coagulación intravascular diseminada, trombocitopenia, leucemia).
  • Edema o espasmos laríngeos.
  • Varices esofágicas.
  • Cirugía traqueal.
  • Cirugía gástrica con anastomosis alta.
  • Infarto al miocardio.

Material y equipo

  • Aparato de aspiración (sistema para aspiración de secreciones de pared).
  • Guantes desechables estériles.
  • Solución para irrigación.
  • Jeringa de 10 ml (para aplicación de solución para irrigación y fluidificar las secreciones)
  • Sondas para aspiración de secreciones (para adulto o pediátrica).
  • Solución antiséptica.
  • Riñón estéril.
  • Jalea lubricante.
  • Gafas de protección y cubrebocas.
  • Ambú.

 







Las secreciones aspiradas deben vaciarse en un recipiente especial.


La verificación del equipo de
aspiración es un paso que nunca se debe de olvidar.

Procedimiento para la aspiración nasotraqueal y orotraqueal

  1. Explicar al paciente el procedimiento que se le va a realizar.
  2. Checar signos vitales.
  3. Corroborar la funcionalidad del equipo para aspiración, ajustarlo a:


  4. Corroborar la funcionalidad del sistema de administración de oxígeno.
  5. Colocar al paciente en posición Semi-Fowler, sino existe contraindicación.
  6. Lavarse las manos.
  7. Disponer el material que se va a utilizar, siguiendo las reglas de asepsia.
  8. Colocarse cubrebocas, gafas protectoras.
  9. Pedir al paciente que realice cinco respiraciones profundas o bien conectarlo al oxígeno.
  10. Activar el aparato de aspiración (o el sistema de pared).
  11. Colocarse el guante estéril en la mano dominante. Pueden colocarse en ambas manos y considerar contaminado el guante de la mano no dominante.
  12. Con la mano dominante retirar la sonda de su envoltura, sin rozar los objetos o superficies potencialmente contaminados. Enrollar la sonda en la mano dominante.
  13. Conectar la sonda de aspiración al tubo del aspirador, protegiendo la sonda de aspiración con la mano dominante y con la otra mano embonar a la parte de la entrada del tubo del aspirador, comprobar su funcionalidad oprimiendo digitalmente la válvula de presión.
  14. Lubricar la punta de la sonda.
  15. Introducir la sonda suavemente en una de las fosas nasales, durante la inspiración del paciente. Cuando se tiene resistencia al paso de la sonda por nasofaringe posterior, se rota suavemente hacia abajo, si aún continúa la resistencia intentar por la otra narina o por vía oral. No se debe aspirar la sonda en el momento en que se está introduciendo, para evitar la privación de oxígeno al paciente, además de disminuir el traumatismo a las membranas mucosas.
  16. Pedir al paciente que tosa, con el propósito de que facilite el desprendimiento de las secreciones.
  17. Realizar la aspiración del paciente, retirando la sonda 2-3 cm (para evitar la presión directa de la punta de la sonda) mientras se aplica una aspiración intermitente presionando el dispositivo digital (válvula) con la mano no dominante. Durante la aspiración se realizan movimientos rotatorios con la sonda tomándola entre los dedos índice y pulgar.

    La aspiración continua puede producir lesiones de la mucosa, limitar de 10 a 15 segundos y después extraer poco a poco la sonda y esperar, al menos 5 minutos antes de intentar una nueva aspiración.
  18. Pedirle al paciente que realice varias respiraciones profundas.
  19. Limpiar la sonda con una gasa estéril y lavarla en su interior con solución para irrigación.
  20. Repetir el procedimiento de aspiración de secreciones en tanto el paciente lo tolere, dejando 5 minutos como periodo de recuperación entre cada episodio de aspiración.
  21. Desechar la sonda, guantes, agua y envases utilizados.
  22. Auscultar el tórax y valorar los ruidos respiratorios.
  23. Realizar la higiene bucal al paciente.
  24. Lavar el equipo y enviarlo para su desinfección y esterilización.
  25. Documentar en el expediente clínico la fecha, hora y frecuencia de la aspiración de las secreciones y la respuesta del paciente. Asimismo anotar la naturaleza y características de las secreciones en lo que se refiere a su consistencia, cantidad, olor y coloración


Aspiración traqueal con cánula de traqueostomía o tubo endotraqueal

La aspiración de secreciones a un paciente con vía aérea artificial, es un procedimiento que se debe manejar con técnica estéril. Se debe tener en consideración que la acumulación de secreciones en la vía aérea artificial o árbol traqueal puede causar estrechamiento de las mismas, insuficiencia respiratoria y estasis de secreciones.

  1. Evaluar la frecuencia cardiaca del paciente y auscultar los ruidos respiratorios. Si el paciente está conectado a un monitor, vigilar constantemente la frecuencia cardiaca y presión arterial, así como valorar los resultados de gases arteriales. Es importante valorar las condiciones del paciente, ya que la aspiración debe suspenderse para administrar oxígeno a través de la respiración asistida manual.
  2. Explicar al paciente el procedimiento que se le va a realizar, cuando esto sea posible.
  3. Corroborar la funcionalidad del equipo para aspiración, ajustarlo a:


  4. Corroborar la funcionalidad del sistema de reanimación manual, adaptado al sistema de administración de oxígeno a concentración del 100%.
  5. Colocar al paciente en posición semi-Fowler, con el cuello en hiperextensión, si no existe contraindicación.
  6. Lavarse las manos.
  7. Disponer el material que se va a utilizar siguiendo las reglas de asepsia.
  8. Colocarse el cubrebocas y las gafas protectoras.
  9. Si el paciente está sometido a respiración mecánica, probar para asegurarse, que no existe dificultad para desconectarse con una mano del ventilador.
  10. Activar el aparato de aspiración (o del sistema de pared).
  11. Colocarse guante estéril en la mano dominante. Puede colocarse en ambas manos y considerar contaminado el guante de la mano no dominante.
  12. Con la mano dominante enrollar la sonda en la mano dominante.
  13. Conectar la sonda de aspiración al tubo de aspiración, protegiendo la sonda de aspiración con la mano dominante y con la otra embonar a la parte de entrada del tubo del aspirador, comprobar su funcionalidad oprimiendo digitalmente la válvula de presión.
  14. Desconectar al paciente del ventilador, del orificio de entrada del tubo endotraqueal, dispositivo de CPAP u otra fuente de oxigenación. Poner la conexión del ventilador sobre una compresa de gasa estéril y cubrirla con un extremo de la misma para evitar el escurrimiento, con esta medida se previene la contaminación de la conexión.
  15. Ventilar y oxigenar al paciente antes de la aspiración para prevenir la hipoxemia, con el ambú de 4 a 5 respiraciones, intentando alcanzar el volumen de ventilación pulmonar del paciente. En caso de que el paciente respire en forma espontánea, coordinar las ventilaciones manuales con la propia inspiración del paciente. Al intentar ventilar al paciente en contra de sus propios movimientos respiratorios se puede producir barotrauma (lesión pulmonar debida a presión). Este procedimiento de preferencia realizarlo por dos enfermeras (os).
  16. Lubricar la punta de la sonda con la jalea lubricante.
  17. Introducir la sonda de aspiración en el orificio del tubo de traqueostomía o endotraqueal (según corresponda) suavemente, durante la inspiración del paciente, hasta encontrar una ligera resistencia.
  18. Realizar la aspiración del paciente, retirando la sonda 2 - 3 cm, una vez introducida (para evitar la presión directa de la punta de la sonda) mientras se aplica una espiración intermitente presionando el dispositivo digital (válvula de presión) utilizando la mano no dominante. Durante la aspiración se realizan movimientos rotatorios con la sonda, tomándola con los dedos pulgar e índice. La aspiración continua puede producir lesiones de la mucosa, limitar de 10 a 15 segundos que es el tiempo máximo de cada aspiración. Si existe alguna complicación suspender el procedimiento.
  19. Oxigenar al paciente utilizando el ambú conectado al sistema de administración de oxígeno al 100%, realizando de 4 a 5 ventilaciones manuales, antes de intentar otro episodio de aspiración.
  20. En este momento se puede administrar en la tráquea la solución para irrigación estéril a través de la vía aérea artificial si las secreciones son espesas. Inyectar de 3 a 5 cm de solución durante la inspiración espontánea del paciente y posteriormente oxigenar al paciente con el propósito que al realizar la reanimación manual, con ello se estimula la producción de tos y se distribuye la solución logrando despegar las secreciones. (La utilidad de este procedimiento es muy controvertida).
  21. Aspirar las secreciones de acuerdo a las instrucciones anteriores.
  22. Limpiar la sonda con una gasa estéril y lavar la sonda en su interior con solución para irrigación.
  23. Continuar con la aspiración de secreciones, hasta que las vías aéreas queden sin secreciones acumuladas, realizando la reanimación manual entre cada aspiración. Otorgar de cuatro a cinco ventilaciones, con esto se permite la expansión pulmonar y previene la atelectasia.
  24. Conectar nuevamente al paciente al ventilador o aplicar CPAP u otro dispositivo de suministro de oxígeno.
  25. Desechar el material de acuerdo a lo estipulado en la NOM 087-ECOL-1995.
  26. Aspirar las secreciones orofaríngeas utilizando una nueva sonda de aspiración.ç
  27. Observar y valorar la cifra de los signos vitales en el monitor, y/o realizar la técnica de verificación.
  28. Auscultar el tórax y valorar los ruidos respiratorios.
  29. Realizar la higiene bucal del paciente.
  30. Documentar en el expediente clínico la fecha, hora y frecuencia de la aspiración de las secreciones y la respuesta del paciente. Asimismo, anotar la naturaleza y características de las secreciones en lo que se refiere a su consistencia, cantidad, olor y coloración.



La sonda de aspiración ayuda a evitar la acumulación de secreciones.





Las cánulas tienen diferentes formas dependiendo de las necesidades particulares que se requieran.



Se tiene en algunos hospitales el sistema de aspiración con circuito cerrado. En éste, la sonda de aspiración está contenida en la tubería que es parte del aparato de ventilación. El sistema cerrado de aspiración permite realizar la técnica sin el uso de guantes y sin desconectar al paciente del ventilador. Las ventajas que presenta son eliminar la desconexión del ventilador, disminuir la exposición del personal de enfermería a los desechos corporales (secreciones), el catéter puede utilizarse por 24 horas y ahorra tiempo. La desventaja es que existe un peso agregado al sistema, incrementando la tracción sobre la vía respiratoria artificial, por lo que se requiere asegurar y estabilizar el tubo endotraqueal. Entre cada aspiración el paciente recibe de cuatro a cinco respiraciones de oxígeno al 100% a través del ventilador mecánico.

Consideraciones especiales en la aspiración de secreciones

  • No intentar forzar la entrada de la sonda de aspiración cuando hay resistencia, ya que puede ocasionar traumatismos de las membranas o pólipos nasales. Si existen datos de hemorragia notificar al médico
  • La aspiración repetida puede producir irritación de las membranas mucosas, edema, dolor, edema laríngeo y traumatismo. Suspender la aspiración si ésta es difícil o existe obstrucción.
  • Determinar la necesidad de aspirar las secreciones del árbol traqueobronqueal, valorando el estado del paciente, y evitar una acumulación excesiva de las secreciones.
  • Mantener una técnica estéril para reducir el riesgo de infecciones.
  • El procedimiento de la aspiración de secreciones no debe durar más de 10 segundos en cada aspiración, y debe haber un intervalo de uno a dos minutos entre cada episodio para dar tiempo al paciente a respirar.
  • Tener ambú para oxigenar los pulmones del paciente antes y después de aplicar la técnica, para reducir el riesgo de hipoxemia, disrritmias y microatelectasias.
  • Control de los signos vitales antes y después de realizar el procedimiento, para detectar problemas respiratorios, disrritmias e hipotensión.
  • Evitar los traumatismos de la mucosa traqueal durante la aspiración, utilizando sondas de aspiración estéril de material blando con múltiples orificios (las sondas con un solo orificio pueden adherirse a la mucosa adyacente, aumentando posteriormente el traumatismo local).
  • Utilizar solución estéril para el lavado traqueal cuando las secreciones están espesas.

Consideraciones especiales para la prevención de infecciones

  • La sonda utilizada para aspirar la tráquea, no debe utilizarse para aspirar la nariz y la boca.
  • Utilizar una sonda estéril nueva para cada episodio de aspiración. Esta recomendación es para el uso único estricto, debe tenerse en cuenta como medida importante para la prevención de infecciones, mejor atención en el cuidado del paciente. En caso de que no se pueda llevar a cabo la técnica con el uso de nueva sonda, se recomienda la desinfección de la siguiente manera:

    a) Enjuagar la sonda en solución estéril (colocar en un recipiente estéril la cantidad
    necesaria de solución para utilizar por única vez) para dejarla libre de secreciones.
    b) Sumergir la sonda en solución antiséptica.
    c) Cambiar las soluciones (para irrigación y antiséptica) cada ocho horas.
  • Las sondas y los sistemas de aspiración deben ser transparentes para que puedan ser observables las secreciones residuales.
  • Es esencial el uso de guantes estériles, ya que se considera a la técnica de aspiración de secreciones una técnica estéril.
  • La técnica de aspiración se debe realizar suavemente, ya que la aspiración en forma vigorosa (brusca) puede interrumpir la barrera protectora de moco y producir abrasiones locales, aumentando la susceptibilidad a la infección.
  • El aspirador de secreciones debe contar con un filtro para disminuir la aerosolidación de microorganismos o partículas de materias de la bomba de vacío.
  • Cambiar los frascos del sistema de aspiración cada ocho horas en caso de equipos portátiles, y el contenedor desechable en caso de equipos fijos cada 24 horas o antes de ser necesario.