PROCEDIENTOS RELACIONADOS CON LA OXIGENACIÓN

Oxigenoterapia

El oxígeno es esencial para el funcionamiento celular. Una oxigenación insuficiente conduce a la destrucción celular y a la muerte. Los órganos más susceptibles a la falta de oxígeno son el cerebro, las glándulas suprarrenales, el corazón, los riñones y el hígado.

Objetivos

  • Tratar la hipoxemia.
  • Disminuir el esfuerzo respiratorio.
  • Disminuir la sobrecarga cardiaca.

Indicaciones

a) Trastornos relacionados con la disminución de presión arterial de oxígeno (PO2), como la embolia y edema pulmonar.
b) La disminución de gasto cardiaco, provoca menor aporte de oxígeno a los tejidos, como ejemplo de éstos están el infarto agudo del miocardio, hipotensión e insuficiencia cardiaca congestiva, paro cardiaco, intoxicaciones por gases perjudiciales y algunos tipos de anemia. También cuando la cantidad y la calidad de la hemoglobina es insuficiente, por ejemplo: La anemia drepanocítica, choque hemorrágico y anemia hemolítica.
c) El aumento de la demanda de oxígeno también provoca hipoxemia, los estados que cursan con esta situación son las septicemias, hipertiroidismo y fiebre constante.


Contraindicaciones
No existen contraindicaciones absolutas, pero en algunas situaciones en donde se requieren concentraciones elevadas de oxígeno como en recién nacidos prematuros, enfermedad obstructiva pulmonar crónica y edad avanzada.

Sistemas de oxigenoterapia
Existen tres tipos principales de equipos para proporcionar oxígeno:

Flujo bajo
El paciente respira una cantidad de aire ambiental junto con el oxígeno. Para que el sistema sea eficaz, el paciente debe ser capaz de mantener un volumen corriente normal, tener un patrón respiratorio normal y ser capaz de cooperar. Los sistemas de flujo bajo son la cánula nasal, mascarilla de oxígeno simple, la mascarilla de respiración con bolsa de reserva.

Flujo alto
Los sistemas de flujo alto administran todos los gases a la concentración de oxígeno que se administra (FiO2) preseleccionada. Estos sistemas no se ven afectados por los cambios en el patrón ventilatorio. Entre las cuales se encuentra la máscara de Venturi.

Flujo mixto

Utilizan técnicas de flujo bajo y alto. Entre estos se encuentran las campanas de oxígeno, los tubos en T y tiendas de oxígeno.
El tipo de sistema de administración seleccionado depende de:

a) La concentración de oxígeno que requiere el paciente.
b) La concentración de oxígeno que se logra con el sistema de administración.
c) La precisión y el control de la concentración de oxígeno.
d) El factor humedad.
e) El bienestar y economía del paciente.

Medición de la concentración de oxígeno
La gasometría es el mejor procedimiento para identificar la necesidad de oxigenoterapia y valorar sus efectos (evolución). También se puede identificar la necesidad de administración de oxígeno por medio de la oximetría de pulso, que es un monitoreo no invasivo, que utiliza ondas de luz y un sensor que se coloca en un dedo o en el pabellón auricular del paciente para medir la saturación de oxígeno, la cual se registra en un monitor.

Complicaciones
Toxicidad de la administración de oxígeno
Está determinada por la concentración de oxígeno que se administra y la duración de tiempo del tratamiento. Por regla general, las concentraciones de oxígeno de más del 50%, administradas en forma continua y por más de 24 a 48 horas pueden dañar los pulmones. Se recomienda no utilizar elevadas concentraciones de oxígeno por periodos prolongados sólo que sea absolutamente necesario para el paciente. Los signos y síntomas de toxicidad son: Traqueobronquitis, tos (seca) no productiva, dolor retroesternal, sensación de opresión, molestias gastrointestinales y disnea en reposo. Los síntomas se intensifican y se acompañan de disminución de la capacidad distal, elasticidad e hipoxemia. La exposición prolongada a elevadas concentraciones de oxígeno produce daño estructural a los pulmones, dando como resultado la atelectasia, edema, hemorragia pulmonar y formación de membrana hialina.


Atelectasia por absorción
Se presenta en pacientes que reciben altas concentraciones de oxígeno, lo cual produce un mal funcionamiento del surfactante pulmonar.

Vigilancia de pacientes con oxigenoterapia
En términos generales las actividades a realizar en el paciente que recibe oxigenoterapia serían las siguientes:

  • Verificar la prescripción médica, sistema y tipo de oxigenoterapia aplicada al paciente, concentración, flujo de litros por minuto y condiciones de funcionamiento del equipo.
  • Colocar al paciente en posición semi-Fowler, para asegurar una expansión pulmonar adecuada.
  • Estimular al paciente para práctica de ejercicios de respiración profunda, producción de tos y dar fisioterapia torácica si está indicado.
  • Asegurar un estado de hidratación adecuado, especialmente si las características de las secreciones son espesas y adhesivas.
  • Humectar el oxígeno cuando la velocidad de flujo es mayor de 4 l/min.
  • Vigilar las condiciones del paciente mediante la verificación de signos vitales, coloración de la piel, datos de dificultad respiratoria y toxicidad por oxígeno, nivel del estado de conciencia.
  • Observar en forma constante a los pacientes con enfermedades obstructivas crónicas, en relación con signos de necrosis por bióxido de carbono:

    a) Pulsos periféricos pletóricos.
    b) Hipertensión.
    c) Aumento de la frecuencia del pulso.
    d) Piel caliente y viscosa.
    e) Edema cerebral (datos).
  • Apoyar al paciente en los momentos de angustia, hasta que adquieran seguridad.

Medidas de seguridad

  • Colocar las señales de precaución de “NO FUMAR”.
  • Retirar o guardar equipos eléctricos, como las máquinas de afeitar, radios, televisores, etc.
  • Evitar los materiales que generen electricidad estática, como mantas de lana.
  • Evitar el uso de materiales inflamables o volátiles.
  • Asegurarse del buen funcionamiento de monitores, máquinas de diagnóstico portátiles, etc.

Técnicas de administración de oxígeno
Administración de oxígeno por cánula nasal

Equipo

  • Cánula de puntas nasal.
  • Fuente de oxígeno.
  • Medidor de flujo (flujómetro).
  • Humidificador.
  • Solución estéril.

Procedimiento

  1. Verificar la prescripción médica con respecto a la administración de oxígeno.
  2. Reunir el equipo.
  3. Explicar al paciente en qué consiste la realización del procedimiento.
  4. Colocar al paciente en posición semi-Fowler si no existe contraindicación.
  5. Lavarse las manos.
  6. Colocar solución estéril en el frasco humidificador a nivel donde marca el frasco (se debe realizar cuando el flujo es mayor de 4 l/min).
  7. Conectar el humidificador al flujómetro de oxígeno y ambos conectarlos a la toma de oxígeno y comprobar funcionamiento.
  8. Conectar cánula nasal con el humidificador de oxígeno.
  9. Regular el flujo de oxígeno a los litros por minuto prescritos al paciente.
  10. Colocar la cánula nasal en los orificios nasales y sostenerla con el dispositivo a nivel de la barbilla pasando el tubo por la región retroauricular o a nivel de perímetro cefálico.
  11. Valorar al paciente en cuanto al flujo adecuado de oxígeno, signos vitales, patrón respiratorio, estado general del paciente, oximetría, movilización y ejercicios de respiración.
  12. Observar los orificios nasales en busca de zonas de irritación.

Administración por mascarilla
Equipo

  • Mascarilla.
  • Fuente de oxígeno.
  • Medidor de Flujo (flujómetro).
  • Humidificador.
  • Solución estéril

Procedimiento

  1. Verificar la prescripción médica con respecto a la administración de oxígeno.
  2. Reunir el equipo.
  3. Explicar al paciente en qué consiste la realización del procedimiento.
  4. Colocar al paciente en posición semi-Fowler si no existe contraindicación.
  5. Lavarse las manos.
  6. Colocar solución estéril en el frasco humidificador a nivel donde marca el frasco.
  7. Conectar el humidificador al flujómetro de oxígeno y ambos conectarlos a la toma de oxígeno y comprobar funcionamiento.
  8. Conectar máscara de oxígeno con el humidificador de oxígeno.
  9. Regular el flujo de oxígeno a los litros por minuto prescritos al paciente.
  10. Colocar la mascarilla a la cara del paciente, abarcando boca y nariz, sostenerla con la cinta elástica.
  11. Verificar que el oxígeno fluya adecuadamente a través de todo el sistema y que la mascarilla se ajuste adecuadamente al paciente para que no presente fugas.
  12. Valorar al paciente en cuanto al flujo adecuado de oxígeno, signos vitales, patrón respiratorio, estado general del paciente, oximetría, movilización y ejercicios respiratorios.


Se debe colocar la mascarilla a la cama del paciente abarcando boca y nariz, y sostenerla con la cinta elástica.


Administración de oxígeno con máscara Venturi
La administración de oxígeno con mascarilla Venturi es para asegurar la administración precisa de la concentración de oxígeno, al mezclarse con el aire ambiente que penetra por los orificios especiales de la mascarilla. Al mismo tiempo, conserva un flujo fijo de oxigeno, y a su vez, el exceso de oxígeno sale por los orificios de la mascarilla, llevándose consigo el exceso de bióxido de carbono espirado. Se puede administrar humedad conectando el sistema a un nebulizador y fuente de aire comprimido, el procedimiento para su administración es igual que el utilizado en la administración con mascarilla facial simple.

Equipo

  • Mascarilla de Venturi.
  • Adaptador de acuerdo a la concentración de oxígeno que se desee.
  • Fuente de oxígeno.
  • Medidor de Flujo (flujómetro).

Procedimiento

  1. Verificar la prescripción médica con respecto a la administración de oxígeno.
  2. Reunir el equipo.
  3. Explicar al paciente en qué consiste la realización del procedimiento.
  4. Colocar al paciente en posición semi-Fowler si no existe contraindicación.
  5. Lavarse las manos.
  6. Conectar un extremo del tubo conector con el adaptador de la máscara Venturi y el otro extremo a la boquilla del medidor de flujo
  7. Regular el flujo de oxígeno a los litros por minuto prescritos al paciente.
  8. Prestar atención al silbido producido por el arrastre del aire ambiente a través del pulverizador de la máscara de Venturi.
  9. Colocar la mascarilla a la cara del paciente, abarcando boca y nariz, sostenerla con la cinta elástica y moldear la tira de metal para que se adapte al dorso de la nariz.
  10. Verificar que el oxígeno fluya adecuadamente a través de todo el sistema y que la mascarilla se ajuste adecuadamente al paciente para que no presente fugas.
  11. Valorar al paciente en cuanto al flujo adecuado de oxígeno, signos vitales, patrón respiratorio, estado general del paciente, oximetría, movilización y ejercicios respiratorios.

Administración de oxígeno con mascarilla con bolsa reservorio
La mascarilla con reservorio tiene una bolsa inflable que almacena oxígeno al 100%, durante la inspiración, el paciente inhala el oxígeno de la bolsa a través de la mascarilla, pero sin que la bolsa se colapse totalmente, y durante la espiración, la bolsa se llena nuevamente de oxígeno. Las perforaciones laterales de la mascarilla sirve como salida en la espiración. El procedimiento es igual al de la mascarilla simple, únicamente que se debe regular la concentraci ón precisa de oxígeno.

En lo que difiere del procedimiento para la administración de oxígeno con mascarilla común es:

a) Llenar la bolsa reservorio con oxígeno hasta inflarla y ajustar el flujómetro entre 6 a10 l/min.
b) Ajustar el flujo de oxígeno de tal manera que la bolsa en la reinhalación no se colapse durante el ciclo inspiratorio.

Administración por mascarilla facial de no respiración

Equipo

  • Mascarilla de no respiración.
  • Fuente de oxígeno.
  • Medidor de Flujo (flujómetro).
  • Solución de irrigación.
  • Humidificador.

Procedimiento

  1. Verificar la prescripción médica con respecto a la administración de oxígeno.
  2. Reunir el equipo.
  3. Explicar al paciente en qué consiste la realización del procedimiento.
  4. Colocar al paciente en posición semi-Fowler si no existe contraindicación.
  5. Lavarse las manos.
  6. Conectar los tubos con medidor de flujo.
  7. Regular el flujo de oxígeno a los litros por minuto prescritos al paciente. Antes de colocar la máscara sobre la cara del paciente, comprobar que la bolsa del paciente esté insuflada.
  8. Colocar la mascarilla a la cara del paciente, abarcando boca y nariz, expandiendo los lados de la mascarilla hacia el contorno de la mejillas. Moldear la tira de metal para que adapte al dorso de la nariz.
  9. Ajustar la banda de sujeción para que la mascarilla quede firme.
  10. Comprobar si existen pérdidas de gas a través de la máscara, las cuales se detectan observando el movimiento de la bolsa.
  11. Valorar al paciente en cuanto al flujo adecuado de oxígeno, signos vitales, patrón respiratorio, estado general del paciente, oximetría, movilización y ejercicios respiratorios.

Administración de oxígeno por casco cefálico
La administración de oxígeno a través del casco cefálico, para administrarse en pacientes pediátricos (neonatos y lactantes menores) el cual contiene un indicador para la limitación de la concentración de oxígeno, para que no exceda del 40%, reduciendo el riesgo de fibroplasia retroventicular. El casco cefálico se ajusta en la cabeza del niño, proporcionándole oxígeno húmedo tibio en concentraciones altas.

Equipo

  • Casco cefálico.
  • Fuente de oxígeno.
  • Flujómetro.
  • Humidificador.
  • Solución para irrigación.
  • Tubo para conexión.

Procedimiento

  1. Verificar la prescripción médica e identificación del paciente.
  2. Reunir el equipo.
  3. Lavarse las manos.
  4. Colocar solución para irrigación en el humidificador para oxígeno al nivel donde marca el frasco.
  5. Conectar la tapa del humidificador al flujómetro de oxígeno, y a su vez conectar a la fuente de oxígeno.
  6. Unir el tubo de conexión al humidificador de oxígeno y a la conexión del casco cefálico.
  7. Regular el flujo de oxígeno (litros por minuto) prescritos al paciente.
  8. Colocar el casco cefálico alrededor de la cabeza del niño y fijar el tubo de acceso a la fuente de oxígeno. El casco cefálico también se puede utilizar estando el paciente instalado en la incubadora.
  9. Mantener la concentración y el flujo de oxígeno indicado en un 40 a 50% y verifique la cantidad de humedad que pudiese acumular y empañar el casco, con el cual se pierde visibilidad a nivel de la cara del niño.
  10. Valorar al paciente en cuanto al flujo adecuado de oxígeno, signos vitales, patrón respiratorio, estado general del paciente, oximetría, movilización y ejercicios respiratorios.