Transfusión de Sangre y sus Componentes

Introducción
La sangre provee el vehículo para el transporte de oxígeno hasta las células para el metabolismo aerobio y la producción de adenosin trifosfato (ATP). Con el advenimiento de la tecnología moderna, la sangre en la actualidad puede ser separada en sus partes componentes, haciendo posibles terapias de transfusión específicas.

Consideraciones

Antes de proceder a la administración de sangre y/o sus componentes, la sangre del paciente debe someterse a pruebas de tipificación y compatibilidad con la sangre del donante. Este proceso comprende la realización de pruebas de sangre para evitar posibles reacciones por transfusión. La prueba de compatibilidad antes de la transfusión asegura la administración al paciente de los productos sanguíneos designados, verifica la compatibilidad ABO y detecta la mayoría de los anticuerpos de los glóbulos rojos del donante.

Tipificación
La sangre humana está clasificada en cuatro grupos: A, B, AB y O.

Factor Rh
Los antígenos Rh también de superficie de los hematíes, están presentes en la mayoría de las personas y pueden ser la causa principal de las reacciones hemolíticas. A las personas que lo poseen se les llama Rh positivas, y a las que no lo poseen Rh negativas. Existen factores M, N, S, s, P, Kell, Lewis, Duffy, Kidd, Diego y Luterano los cuales raramente causan reacciones importantes.

Pruebas serológicas
Las pruebas que se llevan a efecto antes de realizar una transfusión sanguínea al donador van acompañadas de una historia clínica y examen físico, como prerrequisito y norma que permite tener la confiabilidad para este procedimiento, son las siguientes:

Pruebas cruzadas
Se practican antes de la transfusión para detectar aglutinación de eritrocitos donadores causada por anticuerpos en el suero del paciente. La ausencia o presencia de glucoproteínas en la membrana superficial del eritrocito se conoce como antígeno.
Prueba directa de Coombs
Detecta la presencia de anticuerpo fijo a eritrocitos del paciente.

Prueba indirecta de Coombs
Aumenta la prueba de compatibilidad usada, identificando la presencia de anticuerpos de menos peso molecular (IgG) dirigidos contra antígenos del grupo sanguíneo. Además, se realizan pruebas de presencia del virus de la Hepatitis B y C (HBV Y HCV) y HIV el cual es causa del SIDA. Prueba de VDRL para detectar Treponema pallidum causante de Sífilis, y complementariamente búsqueda de Brucella y Trypanosoma cruzi causantes de Brucelosis y enfermedad de Chagas.

Concepto
Es la introducción directa al torrente circulatorio de sangre o sus componentes.

Objetivos
Reposición de volumen sanguíneo. Mejorar la capacidad de sangre para transportar oxígeno, incrementando el volumen circulante de hemoglobina. Aportar factores plasmáticos.





Para la transfusión de sangre se
requiere de un equipo estéril
con filtro.

Equipo
Producto sanguíneo indicado.

  • Equipo de administración de sangre con filtro o sin filtro en caso de plaquetas.
  • Equipo para punción venosa (catéter, ligadura, torundas con solución antiséptica, etc.).
  • Guantes, para en caso de ser necesario, instalar el acceso venoso.
  • Tripié.

Procedimiento

  1. Verificar la indicación del médico de la transfusión en el expediente y llenar la solicitud al banco de sangre, especificando la cantidad, el tipo de producto sanguíneo, el factor Rh, la hemoglobina, hematocrito, reacciones transfusionales previas, fecha de la última transfusión, etc.
  2. Enviar la solicitud al banco de sangre acompañada de una muestra sanguínea en un tubo rojo para tipificación y compatibilidad, etiquetándose muy bien los tubos.
  3. Solicitar la autorización al paciente o sus familiares.
  4. Obtener sangre y/o componentes por el
    Banco de Sangre
  5. Verificar registro y etiqueta de sangre segura, los datos del paciente, número de cama, tipo de componente sanguíneo, grupo sanguíneo y factor Rh del paciente y del donante, número de unidad, fecha de expiración y cualquier alteración que pudiera presentar el paquete. Se debe solicitar la ayuda de otra enfermera (o) para corroborar la información antes mencionada.
  6. Lavarse las manos.
  7. Colocarse guantes.
  8. Preparar el equipo de administración. Para transfundir plasma o paquete globular se debe utilizar equipo con filtro y para transfundir plaquetas se debe utilizar equipo sin filtro.
  9. Purgue el sistema con solución salina.
  10. Realizar la punción venosa, si es precisa.
  11. Conectar el equipo al catéter previamente colocado.
  12. Infundir 10-15 gotas por minuto durante los primeros 15 minutos de iniciada la infusión.
  13. Monitorear los signos vitales del paciente cada minutos durante la primera hora y luego cada media hora hasta finalizar la transfusión.
  14. Regular la velocidad de infusión de acuerdo a indicación. La transfusión debe culminar en menos de 4 horas como máximo de iniciada la transfusión.
  15. Lavar el catéter del paciente con solución fisiológica, en caso de tener indicada solución parenteral reiniciarla.


 

Medidas de seguridad

  • No agitar la sangre porque se hemoliza.
  • Los glóbulos rojos tienden a aglutinarse, por lo que debe homogenizarse moviéndola suavemente.
  • No diluir la sangre.
  • No administrar un producto sanguíneo hasta estar seguro de que éste corresponde a la identificación del paciente y a la prescripción médica.
  • La solución dextrosa puede causar hemólisis, otras soluciones y medicamentos son incompatibles, únicamente la solución salina al 0.9% es compatible, por lo que se puede utilizar para purgar el equipo (cuando exista obstrucción).
  • No administrar medicamentos simultáneamente con productos sanguíneos por la misma vía.
  • Los productos sanguíneos deben administrarse en infusión rápida y no se recomienda que duren más de 4 horas instalados.
  • El plasma debe administrarse en un lapso no mayor a 1 hora.
  • La sangre debe dejarse 30 minutos a temperatura ambiente, antes de administrarse, ya que pierde propiedades si se le calienta, si esto no es posible, puede administrarse fría.
  • Se vigila estrechamente al paciente en busca de rash, fiebre o signos de anafilaxia tomando signos vitales cada 15 minutos la primera hora y al finalizar la transfusión.
  • Al terminar de pasar la sangre se debe conectar la solución de base.
  • En los primeros 30 minutos de la transfusión, el ritmo de la infusión debe ser lento o si observa signos de incompatibilidad sanguínea, interrumpa de inmediato la transfusión.
  • Al terminar la transfusión, continúe vigilando estrechamente al paciente por lo menos 2 horas más.
  • Los productos sanguíneos deben administrarse con equipos que posean filtros sanguíneos para impedir el paso de posibles partículas o pequeños coágulos.
  • No administrar la sangre en un refrigerador no aprobado por un banco de sangre.
  • Corroborar fecha de caducidad del producto.
  • Controlar niveles séricos de calcio. Las transfusiones múltiples implican un riesgo potencial de hipercalcemia, dado que el citrato fija al calcio. Por lo regular se indica gluconato de calcio después de la administración de la segunda o la tercera unidad de sangre.
  • Evaluar la presencia de oliguria, hemogloburia, choque e ictericia como manifestaciones transfusionales.

Terminación de la transfusión sanguínea

  • Retirar el equipo y tirarlo en el depósito para desechos biológicos. Así como los materiales punzocortantes y guantes en el depósito adecuado a la NOM 087 ECOL-1995.
  • Recuperar las dos etiquetas de identificación del paquete de sangre. Una es para el control de banco de sangre y la otra formará parte del expediente clínico.
  • Registrar la hora de terminación y cantidad transfundida.
  • Registrar datos importantes: Si hubo o no reacción aparente durante la transfusión, así como el registro de signos vitales.

Reacciones a una transfusión
La transfusión de sangre o de sus componentes por lo regular es un método seguro y eficaz para corregir déficit hematológicos, pero en ocasiones pueden presentarse reacciones adversas. Una reacción antígeno anticuerpo provoca una alteración por transfusión hemolítica aguda que está mediada por respuestas neuroendocrinas y por la activación del complemento ddd y de la cascada de la coagulación. Los fenómenos clínicamente ominosos pueden incluir choque, coagulación intravascular diseminada (CID) y necrosis tubular (NTA); para disminuir el riesgo de reacción se puede utilizar:



Antes de revisar un paciente con reacción a transfusión sanguínea es indispensable detener la transfusión y notificar al médico.

Productos sanguíneos modificados
Utilizados para reducir el riesgo de complicaciones en transfusiones específicas. Los productos bajos en leucocitos se eliminan para prevenir reacciones febriles por la transfusión de paquetes de eritrocitos y plaquetas por medio de las técnicas de centrifugación, filtración, lavado y congelación.

Productos sanguíneos radiados
Los productos sanguíneos son expuestos a radiación ionizante, la cual elimina la capacidad mitótica de los linfocitos sin lesionar a los eritrocitos plaquetas, ni granulocitos. Se utiliza en pacientes con trasplante de médula ósea, RN prematuros, síndromes de inmunodeficiencia congénita, enfermedad de Hodgkin, etc.

Acciones de enfermería

  • Detener la transfusión inmediatamente.
  • Lavarse las manos y calzarse guantes.
  • Desconectar el tubo de sangre de la vía intravenosa.
  • Reemplazar el equipo por uno nuevo y mantener la vena permeable con solución salina al 0.9%.
  • Notificar al médico. Teniendo disponibles medicamentos en Grado I antihistamínicos, Grado II y III, tener filtros o equipos de 3, 4 generación Grado IV, corticosteroides, mantener vías aéreas permeables, incrementar la
    perfusión renal, furosemida, manitol. Utilizar oxígeno si se sospecha de CID valorar uso de heparina, vigilar datos de IRA
  • Tomar dos muestras de sangre del paciente con anticoagulante y sin anticoagulante, enviarlas junto con el paquete que provocó la reacción a banco de sangre con su identificación correspondiente para su estudio. Enviar el equipo y bolsa de transfusión para análisis.
  • Enviar la primera muestra de orina posterior a la transfusión del paciente para su estudio a laboratorio, y comenzar recolección de orina de 24 horas.
  • Registrar las características de la orina durante 6-12 horas posteriores a la transfusión.
  • Valorar continuamente los signos vitales del paciente.
  • Registrar en el Expediente Clínico datos de la reacción alérgica, hora de inicio, medicamentos administrados, volumen transfundido, estudios enviados a laboratorio.
  • Llenar los formularios que estipula la NOM- 168-SSA1-1998.

Además se puede presentar:

Hiperpotasemia
La sangre conservada (vieja) produce el aumento en la concentración de potasio. Los signos y síntomas son náuseas, cólico, diarrea, debilidad muscular, parestesia de manos, pies, lengua, cara y disminución de la frecuencia del pulso. Se recomienda tomar las medidas ya mencionadas, utilizar esteroides y control hidroelectrolítico.

Hipocalcemia
Se puede presentar por la administración de gran volumen de sangre citatrada. Los signos y síntomas son hormigueo en dedos y región peribucal, calambres musculares, reflejos hiperactivos, puede llegar a convulsiones y espasmos laríngeos. De acuerdo a la gravedad del paciente, se toman las medidas ya mencionadas y administrar gluconato de calcio por prescripción médica.