México fue sede del Congreso Mundial de Nefrología, y PiSA estuvo presente

Obesidad, diabetes, hipertensión, sedentarismo y tabaquismo, algunos de los factores que incrementan el riesgo de sufrir una enfermedad renal

DSCN4224
DSCN4220
PiSA Farmacéutica participó en el “Congreso Mundial de Nefrología 2017” que organizó la Sociedad Internacional de Nefrología (ISN, por sus siglas en inglés), con la presencia de un stand donde expuso a los asistentes de diversos países del mundo, no sólo la tecnología que implementa para garantizar la calidad y seguridad de los pacientes que reciben tratamientos sustitutivos de la función renal, sino los medicamentos de última generación, así como el modelo integral de atención para pacientes renales.

Durante la celebración del Congreso que realizó del 21 al 25 de abril en la Ciudad de México, asistieron más de mil 500 médicos nefrólogos y profesionales de la salud de diferentes áreas, provenientes de Europa, Asia, África, América y Oceanía. Además se ofrecieron sesiones plenarias y conferencias magistrales con expertos de Estados Unidos, Suiza, Reino Unido, Japón y Australia.

Los expositores abordaron temas como: “La pandemia de diabetes: la prevención es primaria”; “Disbiosis-inmunoregulación por el intestino”; “Epigenética en el desarrollo y la enfermedad”; “Progreso terapéutico en amiloidosis”; “La nueva genómica: implicaciones para la comprensión y el tratamiento de la enfermedad renal”; “Metabolismo y obesidad”; y “Desde la embriogénesis hasta la ingeniería renal”.

En el programa científico también participaron oradores de más de 20 países como México, Chile, Canadá, Brasil, Sri Lanka, Japón, Singapur, Italia, India, Corea, entre otros.
En el marco del Congreso, la Dra. Karina Renoirte López, Director Médico de Nefrología en Grupo PiSA, señaló la importancia de conocer los factores que incrementan el riesgo de sufrir una enfermedad renal, entre los que enumeró: obesidad, diabetes, hipertensión arterial, sedentarismo, tabaquismo e infecciones en vías urinarias recurrentes.

“Si se tiene uno de esos factores de riesgo, se debe hacer una determinación de creatinina en sangre; es una química sanguínea y un examen general de orina. Con esto se puede saber si está presente un grado de enfermedad renal o no”, detallo Renoirte López.

Finalmente, explicó que la Enfermedad Renal Crónica (ERC) no se cura, y que, a partir de que es detectada, al paciente se le prescribe una dieta, debe tomar medicamentos y acudir a exámenes cada determinado tiempo. En el grado 4, denominado prediálisis, el enfermo tiene mayores restricciones en su alimentación y debe tomar aún más medicamento. El en grado 5 ya se requiere de tratamiento sustitutivo: Diálisis Peritoneal (DP), Hemodiálisis (HD) o Trasplante Renal (TR).

Durante el “Congreso Mundial de Nefrología 2017” los miembros del ISN presentaron diferentes reportes de la situación en la que se encuentran las Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT), así como algunas conclusiones y recomendaciones que deben seguir los países para atender la enfermedad renal, considerada un problema de salud pública a nivel mundial.