Nuestro fundador Prof. Miguel Alvarez Ochoa

Febrero de 1945

PiSA es una empresa, que surge en el año de 1945 por iniciativa de nuestro fundador, el profesor Don Miguel Álvarez Ochoa, quien con la valiosa colaboración de importantes profesionales dedicados a la salud, creó Productos Infantiles, S.A. PiSA, como respuesta a las necesidades de aquella época: contar con medicamentos, especialmente, diseñados y formulados para la población infantil de México.

Inicios de Pisa

Nace Productos Infantiles S.A.

En PiSA se comenzaron a producir más de diez medicamentos diferentes, enfocados principalmente para la salud de los niños: INFRAFEN, gotas para tratar los cólicos de los bebés; INFALGINA, gotas analgésicas y antipiréticas; así como INFANEUMIL, jarabe contra la tos, entre otros, los cuales fueron muy bien aceptados.

Primeros productos

Calidad, esfuerzo y crecimiento

En aquel momento de nuestra historia, todo era supervisado, personalmente, por el profesor Alvarez Ochoa, quien estaba atento de todos los procesos, desde la adquisición de materias primas y materiales para la fabricación de los productos hasta su almacenamiento, distribución, promoción y venta.

Primeras formulaciones

Derivado de su preparación académica previa y su experiencia práctica en actividades relacionadas con la industria farmacéutica de nuestro país, era de esperarse que Don Miguel Álvarez Ochoa,  estableciera la calidad como la primera y más estricta condición para la elaboración de los productos.

Productos Infantiles S.A.

El gran esfuerzo, trabajo, conocimiento y capacidades de quienes conformaban en aquel tiempo la empresa Productos Infantiles, S.A., se vieron reflejados en su crecimiento; un crecimiento sólido que impulsó a un cambio que vio cosechado el fruto diez años después, al transformarse PiSA en Laboratorios PiSA, S.A. de C.V.

Producción

Una Vida al Servicio de la Vida…

Siete décadas después y con más de 18 mil empleados PiSA Farmacéutica se ha consolidado como la empresa farmacéutica líder, gracias a nuestro prestigio y a la confianza de los médicos, enfermeras, instituciones y pacientes; elaborando productos de la más alta calidad, cumpliendo con todas las normas nacionales e internacionales que regulan la producción farmacéutica, manteniendo siempre un espíritu joven de constante innovación, mejora, crecimiento y expansión.

Primeras fabricaciones de Electrolit